info@inove-ecoenergia.com +34 951 21 67 32
Todo lo que debes saber sobre los radiadores de calor azul
28 marzo, 2018
0

Todo lo que debes saber sobre los radiadores de calor azul

radiador de calor azul

En el mundo de la calefacción ha aumentado considerablemente la demanda de radiadores de calor azul, ya que otorga algunas mejoras y posibilidades frente a los radiadores eléctricos tradicionales. Además, gracias a las campañas publicitarias sobre este tipo de radiadores se piensa que suponen ahorros significativos en la factura de la luz.

¿Qué es el calor azul y cuáles son las ventajas y desventajas de utilizar los radiadores de calor azul?

¿Qué es el calor azul?

que es el calor azul

Físicamente hablando, el calor azul no existe dado que es calor común. Al calor azul también se le denomina energía azul o calefacción azul, pero no es más que palabras empleadas en marketing.

El calor azul está basado en el efecto Joule, descubierto por James Prescott Joule en el año 1841. Este efecto dice que si se hace pasar una corriente eléctrica por un conductor, parte de la energía cinética que llevan los electrones al pasar por el conductor, se transforma en calor.

Mediante este funcionamiento y atendiendo a este efecto físico funcionan los radiadores de energía “azul”.

Radiadores de calor azul

radiadores de calor azul funcionando

Los radiadores de calor azul son considerados de última generación por su alta eficiencia energética y son toda una evolución de los radiadores eléctricos clásicos de aceite. Estos radiadores utilizan una resistencia para calentar un fluido caloportador llamado “Sol Azul” y que es distinto al aceite de los radiadores comunes.

Las características de los radiadores azules son diferentes a los comunes. La principal diferencia se encuentra en su composición y estructura. La parte exterior del radiador está compuesta de aluminio y dispone de una pantalla azul digitalizada. Además, como se ha mencionado antes, el fluido que calienta mediante el uso de una resistencia no es el aceite común.

El funcionamiento es parecido al de un secador o una estufa eléctrica, ambos basados en el efecto Joule. La resistencia conectada a la corriente eléctrica se encarga de calentar el fluido llamado Sol Azul y éste, a su vez, calienta la carcasa del exterior proporcionando un aumento de temperatura en la habitación donde se ubique el radiador.

Creencias acerca del radiador de calor azul

radiadores de calor convencionales

Gracias a todas las campañas de marketing relacionadas con los radiadores de calor azul, se tiene la creencia que su eficacia y eficiencia es muy superior a la de los radiadores comunes. Sin embargo, esto no es así. Este tipo de radiadores no son lo equivalente a radiadores eléctricos de bajo consumo. Hay que tener en cuenta que en términos energéticos, todo lo que equivalga a calentar una resistencia eléctrica, ya sea en hornos, estufas, etc. Implica un alto consumo de energía. Por ello, aunque el radiador de calor azul disponga de un modelo más sofisticado, una pantalla azul digitalizada y un fluido caloportador diferente al de los radiadores comunes, no quiere decir que imperativamente sea un radiador de bajo consumo eléctrico.

Sí que es cierto que los radiadores de calor azul tienen algunas mejoras tecnológicas implementadas en su fabricación. Mejoras como la pantalla azul que nos permite configurar la temperatura a la que queremos calentar, colocar un temporizador en marcha, etc. Todas estas opciones nos ayudan a mejorar el rendimiento del radiador y no derrochar energía inútilmente.  Sin embargo, estas mejoras tecnológicas no son únicas de los radiadores de calor azul, por lo que cualquier tecnología dedicada a la climatización puede traer implementada estas ventajas eléctricas y ahorrativas.

En resumen, ante los slogans, marketing y publicidad que pueda traer el radiador de calor azul, no es más que un radiador de aceite común, pero ajustable y programable. No es más que un nombre y una apariencia estética más bonita para atraer a más compradores.

Ventajas del uso del radiador de calor azul

ventajas el radiador de calor azul

El uso de este tipo de radiadores otorga algunas ventajas que hay que tener en cuenta en el consumo de electricidad de nuestro hogar.

  • Lo primero es el ahorro de energía. Aunque no supone un gran ahorro con respecto a los radiadores eléctricos comunes, sí es cierto que, al utilizar sondas para controlar la temperatura, son más precisos a la hora de ajustar el calor que quieres emplear y, por ello, se desperdicia menos cantidad de energía.
  • El fluido que circula por el interior de radiador llamado Sol Azul, es capaz de retener más calor que el aceite común. Esto hace que con menos cantidad de energía, sea capaz de generar más calor.
  • Es regulable y dispone de un temporizador. Esto es esencial para aquellas familias en las que cae la noche, están tranquilos viendo la televisión o leyendo un libro y se despreocupan del radiador. De esta forma se puede evitar cualquier tipo de peligro de incendio y evitar el derroche de energía.
  • El aire que expulsa este radiador sale por la parte superior del aparato y es capaz de distribuirse por toda la habitación para calentarla aún más.
  • No tiene ningún tipo de olor ni residuos.
  • Los costes de instalación son inferiores.
  • El diseño es más atractivo y vistoso que los convencionales, además de ser más adaptables al entorno de la decoración.

Desventajas

desventajas del calor azul

Aunque estos radiadores dispongan de algunas ventajas e innovaciones, también tienen desventajas con respecto a otros radiadores de calor.

  • Su rendimiento es menor que el de otros radiadores como por ejemplo las bombas de calor. Mientras que el rendimiento de éstas son de un 360%, el del radiador de calor azul es tan solo el del 100%, puesto que la relación que hay entre la energía en forma de calor que aporta el radiador y la energía que consume el aparato es la misma.
  • Aunque tenga algunas ventajas de regulación de temperatura y temporizador, es innegable que la producción de calor a través de energía eléctrica es mucho más costosa que otro tipo de instalación.

Como conclusión ante este tipo de radiador se puede decir que sus ventajas son muy efímeras con respecto a las de un radiador eléctrico común y que, lo único en lo que debemos fijarnos a la hora de comprar un radiador es en las mejoras como la regulación, el temporizados, termostato, estructura de aluminio y aspecto, pero siempre teniendo en cuenta que el término “calor azul” sólo es marketing y significará un aumento considerable en el precio final del producto.